Buceo en la Mina de Cristal de La Azohía

Buceo en la Mina de Cristal de La Azohía

Entre Cala Abierta y el Muellecico una boya baliza el punto de amarre desde el que nos lanzamos al agua y descendemos a un fondo rocoso. Como sucede con las inmersiones de Cabo Tiñoso, el fondo aparece como un pronunciado cortado en la pared, que da paso a rocas que han caído de los acantilados de la montaña y luego a un veril que con mayor o menor inclinación viene a desembocar en un fondo blando.

Buceo en la Mina de Cristal

 

Seguimos una ruta que dejando la pared a la izquierda avanza paralela a ésta, algo separados al principio para ganar profundidad. Inicialmente encontraremos una pequeña pradera de Posidonia oceánica y entre ella tal vez alguna nacra, mientras cardúmenes de salpas parecen alimentarse de la planta o de los pequeños organismos que la pueblan. Al final de la posidonia, la arena, y siguiendo esa frontera de transición  rocas ciclópeas que acogen variada fauna como corvinas, pudiéndose ver algún ejemplar de mero de medio tamaño y tal vez alguna discreta langosta.

La roca aparece tapizada en su cara sombría por esponjas y en ocasiones algo de anémona amarilla que dan un colorido al que contribuyen las preciosas estrellas

Una gran nacra entre la posidonia

 

Durante el recorrido debemos fijarnos muy bien pues es considerable la biodiversidad a veces con formas tan perfectamente camufladas al entorno como la escorpa, que se confunde con la piedra, o las tembladeras en el fondo arenoso.

Como siempre será el aire el que marcará el momento del regreso en el que invertiremos el rumbo para reducir la profundidad y navegar más próximos a las paredes del cabo hasta que llegando a la altura de la boya de fondeo encontraremos en la pared la entrada a un pequeño arco a -6 mts por el que si la mar está tranquila podemos asomarnos para finalmente hacer en su caso una cómoda parada de seguridad encima de una plataforma rocosa a -3 mts.

Buceando en la Azohia

Deja un comentario